Jueves, 05 de junio de 2008
Publicado por marioescobargolderos @ 9:24  | Testimonio
Comentarios (0)  | Enviar

El orador en la ceremonia de graduación de una escuela secundaria era el presidente de una gran corporación. Se le eligió para la ocasión debido a su éxito. Pero su discurso vino con un deseo de lo más inusual para los graduados.

El orador les dijo a los estudiantes que estaban sentados delante de él con sus togas y birretes: «Si yo pudiera tener una esperanza para ustedes ahora que salen al mundo, sería ésta: Espero que fracasen. Espero que fracasen en algo que sea importante para ustedes». Prosiguió diciendo cómo su propia vida había sido un fracaso tras otro, hasta que aprendió a ver el fracaso como un maestro efectivo.

Muchos de los cánticos de Israel se originaron en épocas de fracaso. De la desesperación surgió el clamor: «Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por Ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 32:1-2).

Algunas veces no estamos listos para ver la maravilla de la sabiduría y la fuerza de Dios hasta que estamos jadeando exhaustos porque nos hemos quedado sin fuerzas. Una historia recurrente en la Biblia es que de los valles del fracaso se levantan las montañas de la fe. Antes de descubrir el terreno elevado que estamos buscando, puede que tengamos que ver el fracaso de los sueños que albergamos en nuestros corazones y en vez de ello, confiar en el amor, la sabiduría, y la guía de nuestro Dios. -MRD Lectura Salmo 42

Aprende de tus fracasos, o fracasarás en tu aprendizaje.

Tags: fracaso, ayuda, desesperación

Comentarios